Bell-lloc procura educar personas íntegras, con un profundo sentido cristiano de la vida, que desarrollen todas sus capacidades intelectuales y que forjen una voluntad que les facilite lograr los propios objetivos, puestos al servicio de los otros, para el bien de la sociedad.

Para llevar a cabo su misión, Bell-lloc se esfuerza para ofrecer a sus alumnos una sólida formación académica, humana y espiritual, fundamentada en el trato individualizado y en la mejora en las virtudes personales. A la vez, Bell-lloc se caracteriza por promover una comunicación fluida con las familias de sus alumnos y con todos los antiguos alumnos que han pasado por las aulas del colegio.